Archivo de la etiqueta: activismo

Mary, 65, Isfahan, Irán

4 marzo 2016

Si hacemos un repaso a las fotos que Mary y J nos muestran en su laptop, podemos ver la ventaja que le llevaba la moda iraní a la de Milán y Londres ya en los años 60 y 70. Mary lucía un peinado cardado con clase, moderno, y dibujaba la línea de sus misteriosos ojos con lápiz negro a la edad de 16 Años.

Hoy en día, sus ojos transmiten más luz que nunca. Su fuerza se manifiesta a través de su voz, dulce pero firme, que, junto a su look occidental, hacen de ella toda una superviviente.

El golpe de Estado iraní de 1953 (también conocida en los archivos de la CIA como Operación Ajax) fue una operación orquestada por el Reino Unido y los Estados Unidos para derrocar al gobierno democráticamente electo del primer ministro Mohammed Mosaddeq y su gabinete. Gracias a la labor de Kermit Roosevelt, que trabajaba para la CIA en una operación encubierta, se sobornó a distintos cargos de las administraciones iraníes, lo que facilitó el golpe.1 Según la BBC, Gran Bretaña, motivada por el riesgo de perder su control sobre los campos petrolíferos iraníes, financió los sobornos concedidos a oficiales del ejército, medios de comunicación y otros. El proyecto para derribar al gobierno iraní recibió, en las comunicaciones de los gobiernos británico y estadounidense, el nombre de Operation Ajax (oficialmente TP-AJAX). El golpe de estado finalmente se logró el 19 de agosto de 1953 con lo cual Mohammad Reza Pahlavi recuperó la posición dominante en la política iraní.

Wikipedia, 1950, Irán.

iran-adictamente-24
Portada revista Irán anios 50 y 60

M: Mary, 65, Isfahan, Iran /// MS: Mujer Salvaje.

MS: ¿Podrías contarme sobre tu infancia?

M: Mi infancia fue muy muy muy mala. Éramos de una pequeña aldea. Mi madre se casó con un hombre 50 años mayor que ella y empezó a tener hijos. Yo soy la primera en sobrevivir después de 7 abortos. Nos mudamos a la ciudad porque mi padre enfermó. Cuando él murió nos quedamos en la calle, mi madre, mi hermana y yo. Mi madre conoció a una mujer en el hospital donde estuvo ingresado mi padre. Ella le dijo: “Espérame”. Pero ¿dónde? En el cementerio. Ella la ayudaría. En Irán tenemos un sistema completamente diferente al de aquí. Necesitan personas que cuiden de aquellos que van a visitar a los fallecidos, sirviéndoles té y cosas así.

Mi madre empezó a trabajar allí, pero ese dinero no era suficiente. Así que empezó a trabajar en una fábrica textil. Yo iba con ella. Ella conoció a este hombre. Pensamos que esto nos salvaría. Pero nos equivocamos. Se casaron. Este hombre era mala persona. Le gustaban los niños y empezó conmigo. Ahí empezó mi vida. Mi madre murió de cáncer. Entonces apañé mi propia boda para salir de esa casa, yo tenía 12 años, y me llevé a mi hermana conmigo. Tuvimos que falsificar la edad en el registro civil pues en Irán la edad permitida para casarse era de 16 años.

Empecé a trabajar en una fábrica. Yo no amaba a este hombre. Sólo me casé con él para salir de la casa. Tuvimos dos hijos, el segundo lo llevaba en el vientre cuando me divorcié. Conocí a otro hombre en la fábrica, quien era de Teheran, diez años mayor que yo. Me enamoré de él. Era activista político. Nos casamos. Él no me contaba lo que hacía, ni a dónde iba, por mi propia seguridad. Él era soldado. Le cogieron y le encarcelaron por 6 años. Allí le mataron, en la cárcel, era 1975. Fue muy duro. No podía quedarme allí pues a esto le seguirían muchas manifestaciones contra el rey,  Mohammad Reza Pahleví.

Mary aún conserva la única foto con su segundo marido, su primer amor, en el patio de la cárcel. Fue hecha por su cuñado, el cual tuvo que sobornar a uno de los guardias para hacerla.

MS: ¿Los hijos de tu primer matrimonio se fueron contigo tras el divorcio?

M: No, dejé a mi primer hijo con su padre. Yo no podía quedármelo. Además, mi suegro le quería mucho y me rogó que no me lo llevara. Todo el mundo se quedó contento con la decisión.

El grupo que colaboraba con mi marido políticamente me aconsejó que dejara el país porque una vez pararan todas las manifestaciones irían a por mí y a por las familias de todos ellos. Y así fue. Así que salí del país. Fui a Inglaterra con 24 años.

MS: ¿Cómo saliste del país? ¿En avión?

M: Sí, en avión. Fue rápido. Aprovechamos el caos de las manifestaciones. No tuvimos tiempo de nada. Sólo cogí una pequeña maleta y mis dos hijas, la del primer matrimonio y la de mi marido muerto. No teníamos dinero. El grupo hizo una colecta y nos dieron £2.000. El hermano de mi marido estaba en Inglaterra, él nos cuidó durante un tiempo. Le dije que íbamos de vacaciones. Fue duro allí. Ese es el resumen de mi vida.

the-storm-mary-rundle

Mary tiene escrito un libro titulado “The Storm” donde cuenta con detalle la historia de su vida. Lo puedes encontrar en Amazon y Feed a Read.

MS: Si tenemos en cuenta que te casaste con 12 años, debemos suponer que perdiste la virginidad muy joven.

M: Sí, con mi padrastro, no con mi primer marido. Él era un hombre muy malo. Cuando le dejé, se casó con otra mujer que tenía 5 hijos. Él iba a por ellos, no a por la mujer. Nadie lo sabía.

MS: ¿Nadie supo nunca lo que te ocurrió? ¿Por qué?

M: No, no pude porque él solía amenazarme con matarme a mí y a mi madre. Él se ponía detrás de mi madre mientras que ella cosía para que ella no le viera, mientras sostenía un cuchillo y me obligaba a ir al cuarto. Ella murió a la edad de 37 años de cáncer de mama, y murió sin saber lo que ocurrió en la casa. Cuando mis padres se casaron mi madre tenía 14 y mi padre 60.

MS: ¿Es normal de países musulmanes estos matrimonios convenidos? ¿Qué motivos tienen estas familias para casar a sus hijas tan jóvenes?

M: Depende del país y depende de cada familia. Cuando ellos no pueden mantener a los hijos o simplemente no quieren a los hijos de un primer matrimonio, los mandan al servicio militar, y a las hijas las casan sin importar la edad de esos maridos. Esto ha sido así desde siempre y continúa siendo así. Es lo que hay. Irán es un país persa, no somos árabes. Ellos nos invadieron así que no nos gustan.

MS: ¿Sois musulmanes?

M: Mi abuelo era polaco, y mi abuela cristiana.

MS: ¿Cómo pudiste prosperar?

M: Durante dos meses no pude trabajar porque estaba deprimida por la muerte de mi marido. Pero pronto necesité dinero. Así que trabajé de todo sin poder hablar ni una sóla palabra de inglés. Muchos ingleses me ayudaron. Mi cuñado nos ayudaba, pero aún así yo necesitaba trabajar.  Entonces conocí a J.

MS: ¿Tenéis más o menos la misma edad?

M: Sí. Nos llevamos 11 meses de diferencia.

MS: ¿Dónde conociste a J?

M: Le conocí en una fiesta. Yo era peluquera. Teníamos una amiga en común. Nos fuimos de vacaciones a Holanda. No nos conocíamos realmente porque J estaba recién llegado de Australia. Al principio éramos amigos. Íbamos una vez a la semana al pub. Creo que fui yo quien le pedí salir.

J: Me enteré que era peluquera y yo necesitaba un corte de pelo, así que fui a su casa.

M: Una amiga en común me dijo: “ ¿Sabes qué, Mary? Le gustas a James bastante.” Le dije: “ ¿Por qué no me pide salir? “ Me dijo que era tímido. Entonces se lo pedí yo. Y llevamos juntos más de 30 años.

MS: ¿Cuánto tiempo estuvisteis de novios?

M: Por lo que me pasó en mi infancia, yo tuve mucho cuidado. No quería que a mis hijas les ocurriera lo mismo. Estuvimos de novios durante tres años.

MS: ¿Qué edades tenían tus hijas cuando llegaron a Inglaterra?

M: La mayor 8 y la menor 5 y medio. Aprendieron inglés rápidamente. Pero fue duro para ellas también, porque los niños en el colegio pueden ser crueles. Ellas me llegaban llorando y yo sufría con ellas también. Les decía: “No os preocupéis, pronto todo irá bien.” Ahora ellas sólo hablan inglés. Les hablo en persa y ellas me responden en inglés. Ellas nunca fueron a Irán, así que no lo necesitaron.

MS: ¿Regresaste a Irán?

M: Sí, hace 10 años. Quería ir antes, pero no me dejaron por los papeles. Tuve que obtener un pasaporte iraní. Pero no me lo pusieron fácil porque al no tener papeles de viuda no podía presentarles nada. En la embajada conocían al grupo de activistas políticos donde mi marido participaba, eran famosos internacionalmente. Gracias a este grupo, el gobierno actual está en el poder. Mi marido era comunista y ellos son religiosos. Por eso ahora no quieren saber nada de ellos, a pesar de que gracias a ellos están en el poder. Cuando mataron a mi marido, empezaron a bombardear lugares públicos. Las manifestaciones se multiplicaron. De 1975 a 1979 había constantes ataques y mucha tensión porque querían echar al rey.

iran-mmap-md

MS: Volvamos a Inglaterra. Tan pronto como aprendiste inglés ¿estudiaste allí?

M: No tenía dinero para ir al college, así que aprendí inglés de la gente. La gente me ayudó con el idioma, y J también.  Recuerdo que pegaba los post-it por todas las paredes. Cuando te haces mayor es más difícil de aprender un idioma. Ahora con el español me está resultando muy difícil. Aprendí el oficio de peluquera en Irán.

MS: Desde que llegaras a Inglaterra hasta que conociste a J, estuviste sola. ¿Cómo lo hiciste?

M: Mi cuñado me ayudó al principio. Tuve suerte porque una amiga mía vivía en nuestra casa. Ella cuidaba de mis hijas mientras yo trabajaba. A veces trabajaba de 7am a 9pm.

La historia de esta casa es otra película. Mi marido y sus hermanos tenían una empresa familiar donde se suponía que los beneficios los repartirían. Pero no hicieron esto. Esta casa era mía porque fue pagada con el dinero de mi marido. Mi marido estando en la cárcel les dijo a sus hermanos que nos compraran una casa. Compraron la casa y nos dejaron vivir allí, pero luego se la quedaron. Esta empresa les daba mucho dinero. Era de publicidad para la televisión de Irán. Sus hermanos comenzaron este negocio.

Todo eran problemas, pero siempre he sido muy fuerte. Desde pequeña siempre supe lo que quería, que nadie me dijera lo que tenía que hacer porque yo estaba al mando de mi vida. Incluso siendo mayor, volví a mi padrastro desde Teheran para decirle: “Mira, no me has roto. Soy fuerte.” Él pensó que volvía para quedarme. Fui para darle las gracias por haberse quedado con mis hermanos. Yo no sabía que también abusó de ellos. Mi hermano se permaneció abrazado a mí durante dos horas llorando. Pensé que era porque me había echado de menos. Pero entonces me dijo: “¿Por qué no me llevaste contigo?” Yo le respondí: “¡Era tu padre! ¿Te hizo algo?” Me respondió: “¿Tú qué crees?” Entonces lo supe.

Al principio no quise poner esa sección en el libro, pero desde que supe lo de mi hermano, lo incluí. Fue difícil para J escribir todo eso.

MS: ¿Alguna vez has analizado por qué ocurren estos abusos a niños?

M: Creo que están enfermos mentales. No es lo mismo que ser lesbiana o gay. Cuando tú te vuelves homosexual es porque tus hormonas reaccionan así de manera natural. Pero esta gente (pedófilos) es diferente. Está en sus mentes.

Cuando yo era pequeña le preguntaba a mi madre: “¿Qué soy yo, mamá? ¿Cristiana, musulmana, judía o qué?” Ella me respondió que todas eran malas porque esto y porque aquello. Yo por aquellos entonces no entendí todo. Me dijo: “Tu religión es lo que tú quieras ser. No robes, no hagas mal a nadie, no vendas tu cuerpo, sé buena con la gente, comparte lo que tienes, esa es mi religión para ti, pero tú elije lo que quieras.”

No le gustaba la armada porque los soldados violan. Decía que los curas iban a las iglesias porque les gustaban los niños. Si una mujer quedaba embarazada fuera del matrimonio, las monjas le quitaban el niño y lo vendían o lo daban a otras familias. Ella no merecía su hijo porque no estaba casada, incluso sI había sido violada. Ella era la mala. Vimos una película sobre este tema, Philomena, ambientada en Irlanda.

J: La editora del libro (“The Storm”) nos recomendó que advirtiéramos que era una historia real. He intentado escribir un guión, pero es muy complejo. Creo que sería demasiado presupuesto, que nadie querría invertir tanto dinero en esta película.  No se podría rodar en Irán. Quizás en lugares parecidos, pero no allí. Es demasiada información, tendrían que omitir partes.

MS: ¿Tienen hijos?

M: No.

iran-en-los-anos-60-y-70

MS: ¿Tus hijas viven en Inglaterra? ¿Mantenéis el contacto? ¿Prosperaron también?

M: Ellas sufrieron mucho, les afectó mucho todo lo ocurrido. La mayor prosperó pero la pequeña es más sensible, no se encuentra bien. Imagina, cuando eran tan pequeñas fueron apartadas de sus amigas, de su hogar, de todo lo que conocían, de su lengua materna. Mi hija mayor ahora tiene 50 años, hay exactamente 14 años de diferencia entre nosotras.

Repasando las fotos encontramos una de su nuera, mujer de su primer hijo ya fallecido, y sus nietos. Dice que les ha mandado una invitación para venir.

MS: ¿Cómo ves el mundo ahora después de tantos obstáculos? ¿Qué piensas de los jóvenes de hoy en día?

M: Es un mundo duro para los jóvenes. Hay mucho más drogas, alcohol, no hay trabajos. La tecnología ha sustituido a las personas. Deberíamos retirarnos antes así los jóvenes podrían relevarnos. Las empresas no quieren personal sin experiencia, pero no se la dan.

MS: ¿Qué tipo de trabajo has estado haciendo desde que tuvieras 45 años?

M: He sido peluquera mis últimos años, desde que aprendiera el inglés. Me retiré hace cinco años. Antes era más complicado, permanentes, rulos, mechas…la gente quería siempre cosas nuevas. Ahora es mucho más fácil. Es más o menos un trabajo estable, pero es duro para las manos, estás de pie muchas horas, etc. Pero me encantaba este trabajo.

MS: ¿Qué piensas del capitalismo, globalización?

M: No me gusta. Nunca me gustó. Soy comunista.

MS: ¿Qué opinas de que todo esté hecho en el mismo sitio?

M: Lo odio. Están llenando la tierra de basura. Por ejemplo, este vaso está mal hecho, así que se rompe fácilmente y lo tiramos a la basura y estamos gastando constantemente. Ese fue el problema de mi país. Nuestro rey no fue capaz de decir no a los poderosos, los ingleses y americanos. Nuestro rey obedecía a todo el mundo en vez de cuidar de su pueblo. Él daba dinero a estos países, les ayudaba como “amigos”. Voy a poner esto en escala menor. Si el padre de familia no cuida de sus hijos y prefiere hacer caso a los de fuera, los hijos sufrirán. La gente en China está sufriendo, porque trabajan por nada. Había una película, de un hombre inglés que pagó a una chica para que entrara en una fábrica en China y grabara todo. ¡Trabajan 24 horas! Este hombre dijo que lo que cuesta una cerveza en UK es lo que ganan ellos al mes.

MS: ¿Qué crees que podemos hacer nosotros desde aquí para cambiar esa situación?

M: No comprar. Comprar productos locales. Por ejemplo, aquí, he aprendido que han pedido a los productores que hagan las naranjas a un mismo tamaño para que se puedan vender. (Manipulación genética?) Por ejemplo, yo compro en India porque el material es bueno, es algodón, no es plástico. Pero no podemos pararlo. ¿Cuánta gente se puede permitir comprar cosas un poco más caras? Es un círculo vicioso.

 

Anuncios